Día Mundial del Agua 2015: Agua y Desarrollo Sostenible

Si cualquiera de nosotros contemplara la tierra en el espacio, podría llegar a la conclusión que la disponibilidad de agua potable no ha de suponer ninguna limitación para su aprovechamiento. Los océanos, lagos, ríos, glaciares… casi un 70% de la superficie de la tierra está formada por agua. Por este motivo es denominado “planeta azul”, y lo diferencia del resto de planetas del sistema solar y es lo que ha hecho posible que aparezca vida sobre ella. Entonces, ¿dónde reside el problema?

El agua es uno de los elementos más frecuentes de la Tierra. El problema que hay es que solo un 2,5% del agua existente es dulce, y de este porcentaje unas dos terceras partes se encuentran retenidas en casquetes polares. Debido a este escasez, garantizar el acceso al agua dulce y al saneamiento se ha convertido en uno de los mayores retos de la humanidad. Por lo tanto el hombre ha de ser responsable en su uso y no malgastarla ni contaminarla.

Por este motivo, las Naciones Unidas eligieron el 22 de marzo para celebrar el Día Mundial del Agua, con el fin de recordar, con esta efeméride, la importancia de la correcta gestión de los recursos hídricos.

Agua y desarrollo sostenible

En 2015, el tema del Día Mundial del Agua, está relacionado con el desarrollo sostenible como motor de cambio. Gracias al progreso tecnológico y al desarrollo económico, el nivel de vida de una parte del mundo ha crecido de forma exponencial en los último 50 años. Este crecimiento ha provocado un aumento de consumo de agua, provocando las desigualdades entre los que tienen acceso al agua potable y el saneamiento y lo que carecen de este bien tan preciado, pero que en muchas partes del mundo es un bien inalcanzable.

La escasez de agua ya afecta casi a todos los continentes y a más del 40 por ciento de la población de nuestro planeta. Actualmente, 1.600 millones de personas viven en países o regiones con escasez absoluta de agua y, para 2025, dos tercios de la población mundial podrían vivir en condiciones de disponibilidad limitada de agua.

Una de las principales razones de lo anterior es el consumo excesivo de agua para la producción de alimentos. La falta de agua limita la capacidad de los agricultores para producir alimentos suficientes para su consumo o para ganarse la vida.

Gota de Agua - Dia Mundial del Agua 2015

El cambio climático también repercute en los riesgos de extremos de disponibilidad de agua. Todas las regiones experimentarán, en efecto, sequías más frecuentes e intensas, lluvias excesivas e inundaciones que pueden destruir los cultivos y poner en riesgo la producción de alimentos. La población de los entornos frágiles, especialmente si sus medios de subsistencia dependen de la agricultura, afronta un riesgo inmediato y creciente de malas cosechas o pérdidas de ganado.

Una de las metas para racionar el consumo de agua en el mundo es apostar por un desarrollo sostenible, conciliando el desarrollo económico y social con el respeto por la naturaleza y los recursos escasos que nos proporciona, entre ellos el agua.

Pero no sólo hablamos del acceso al agua, sino a la calidad de la misma. Una buena calidad del agua propicia la reducción de la pobreza, el crecimiento económico, y la mejora de cuestiones tan importantes como la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y el medio ambiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.